La verdadera historia del Forex

La capacidad de inversión de grandes fortunas y personas con pequeños ahorros ha existido siempre con mayor o menor medida.

Productos financieros, bolsa, depósitos fijos, acciones e incluso planes de ahorro son términos con los que la mayoría de los adultos se sienten relativamente cómodos. Sin embargo, hablar por ejemplo del trading de divisas, parece ya algo mucho más avanzado y que deja a muchos pequeños inversores al margen.

Nada que ver. Aunque a primera vista puede parecer algo relativamente nuevo, lo cierto es que lleva en marcha desde la propia Edad Media. El mercado Forex, que se basa en el comercio de divisas, se estableció cuando los europeos comenzaron a cambiar divisa no solo en el Viejo Continente sino con Asia en las relaciones comerciales a través de bancos internacionales.

El primer hito notable de este tipo de inversión y, por tanto, mercado, se remonta al siglo XIX, cuando en 1875 se crea el patrón oro. De esa forma, existía un referente sobre el que girar el resto de valoraciones.

Ya dentro del siglo XX y mientras se combatía en la Primera Guerra Mundial, este patrón cayó, dejando este tipo de mercado patas arriba hasta que en 1944 Naciones Unidas promovió lo que posteriormente se llamó Acuerdos de Bretton Woods en honor del complejo hotelero donde se celebraron las conferencias y se dejó firmado un nuevo modelo que daría relevo y marco a las nuevas reglas comerciales y financieras de los que entonces eran los países industrializados.

Parte de los acuerdos pasaban, además, por la creación de un Banco Mundial y un Fondo Monetario Internacional, ambos vigentes hasta el día de hoy.

¿Qué supuso esta firma en Nueva Hampshire, avalada por hasta 44 naciones? Puesto que tras la II Guerra Mundial lanzó a Estados Unidos a la cabeza internacional como potencia económica, llegando a concentrar el 50% del PIB a nivel mundial, estaba claro que saldría reforzado de cualquier acuerdo internacional teniendo en cuenta la necesidad de productos y ayuda de una Europa que había sufrido la destrucción en su territorio.

La puesta de largo del dólar en el mercado de divisas internacional, un acuerdo que aún hoy sigue marcando las transacciones internacionales. Hasta otra guerra, la de Vietnam, que llevó al traste la hegemonía de la divisa americana y puso de nuevo en relieve no solo el oro sino el marco alemán.

La respuesta de EEUU fue tan efectiva devaluando su divisa, para abaratar sus exportaciones, que puso en relieve nuevamente la falta de criterio ante una moneda, instaurando lo que de verdad hoy es el propio espíritu del Forex: un sistema de tipos bancarios fluctuantes a partir de la década de los 70.

Cualquiera puede entrar a invertir en este tipo de comercio, siempre que tenga la información necesaria y esté bien orientado, abriendo la puerta a muchos para operar con divisas, materias primas o incluso criptomonedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.