Los fundadores de Packlink cruzan el Estrecho a nado por una buena causa

Javier Bravo y Ben Askew-Renaut, fundadores de la comparadora de mensajería online, y especializada en envíos internacionales, Packlink, han cruzado a nado el Estrecho de Gibraltar como parte de un reto solidario. De la mano de 1 Kilómetro 1 sonrisa, los emprendedores han querido entregar un cheque a la Fundación Balia por un importe de 2.500 euros.

Javier y Ben lograron superar el reto el pasado 10 de octubre tras un periodo de entrenamiento que comenzó en mayo del año pasado. La travesía de 18 kilómetros en mar abierto, entre la localidad gaditana de Tarifa y Tánger, ha sido realizada en cuatro horas, nueve minutos y cincuenta y siete segundos.

Antes de cruzar, una de las niñas que recibe clases en las aulas de inclusión de la Fundación Balia entregó una carta que Bravo y Askew-Renaut tenían que llevar hasta su familia, residente en Tánger. Con este gesto los empresarios quisieron demostrar una de las claves del éxito de Packlink: intentar a toda costa que todos los envíos de mensajería sean posibles.

No era la primera vez que Javier y Ben intentaban completar la travesía del Estrecho, si bien en la anterior ocasión tuvieron que desertar a medio camino debido al fuerte tráfico marítimo, que hizo imposible que los fundadores de Packlink pudieran terminar su aventura con éxito.

Que Javier Bravo eligiese a la Fundación Balia para recibir su donación no es extraño ya que el emprendedor trabajó para ellos antes de fundar Packlink, encargándose de la puesta en marcha del área de Nuevas Tecnologías de la misma. Desde entonces, había mantenido una fuerte vinculación con su anterior lugar de trabajo.

El objetivo de la Fundación Balia es el desarrollo integral de la infancia y la Juventud en situación de riesgo. Para lograrlo hace hincapié en lograr una educación igualitaria para todos y luchar por la erradicación de la pobreza infantil, entre otras acciones. Sus proyectos pedagógicos buscan prevenir el abandono y el aislamiento social, combatir el fracaso escolar y potenciar la educación en valores, el desarrollo del talento y la inteligencia emocional.

La Fundación Balia actúa en Madrid, Algete (Madrid), Guadalajara y Sevilla mediante cuatro centros propios y diferentes proyectos en ocho colegios públicos y diez institutos, siendo beneficiados alrededor de 4.300 niños y jóvenes en sus distintas actuaciones.

Para Balia, la educación surge así como la clave para romper el ciclo de pobreza heredada y conseguir que los niños que crecen en entornos degradados consigan mejorar su calidad de vida y encuentren mayores posibilidades de desarrollar todo su potencial.

Dentro del área de Nuevas Tecnologías de la Fundación, que ayudó a poner en marcha Javier Bravo, se explican recursos electrónicos para el empleo así como tienen lugar distintos cursos para mejorar la empleabilidad de los más desfavorecidos. Dentro de este último grupo se encuentran los talleres de edición de foto y video o el curso de reparación y mantenimiento de ordenadores que ya va por la décima edición en su quinto año de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.