Una expedición de Greenpeace estudia colonias remotas de pingüinos en la Antártida

Una expedición de Greenpeace estudia colonias remotas de pingüinos en la Antártida

21/01/2022 Desactivado Por 49K Noticias

Un grupo de científicos a bordo del barco ‘Artic Sunrise’, de Greenpeace ha llegado a la Península Antártica para investigar los impactos de la crisis climática en las poblaciones de pingüinos antárticos, una investigación pionera en colonias remotas de pingüinos, muchas de las cuales nunca antes han sido analizadas.

A bordo se encuentra un equipo de científicos de la Universidad Stony Brook de Nueva York (Estados Unidos), que evaluará los impactos de una Antártida que sufre rápidas alteraciones y que afectan a esta especie centinela, es decir, seres vivos que -como los tiburones, moluscos bivalvos, abejas melíferas o los pingüinos- están más expuestos al medio y son capaces de acumular más contaminantes en sus tejidos o pueden ser utilizados para detectar riesgos para los seres humanos al ofrecer una alerta anticipada de un peligro, como los impactos del cambio climático.

Con motivo del Día Mundial de Concienciación sobre los Pingüinos, que se celebra este jueves, Greenpeace apunta que las poblaciones de esos animales están siendo “gravemente afectadas” por la rapidez del impacto del cambio climático en la Antártida.

UN 77% MENOS

La última expedición de Greenpeace a la Antártida descubrió que las colonias de pingüinos barbijo en la isla Elefante se habían desplomado y algunas de ellas habían disminuido hasta en un 77% el número de individuos en los últimos 50 años.

“Los pingüinos son una de las especies icónicas de nuestro planeta, pero están siendo muy afectados por la crisis climática y de biodiversidad. Regresamos al mar para investigar cómo la emergencia climática y otras presiones, como la pesca industrial, están afectando a los pingüinos en la península Antártica y en el mar de Weddell”, apuntó Louisa Casson, responsable de la campaña a bordo del ‘Arctic Sunrise’.

Pilar Marcos, responsable de Océanos de Greenpeace España, indicó que desde 2016, año en que se declaró el mar de Ross como área marina protegida en la Antártida, “no se ha avanzado en la protección de sus aguas”.

“A pesar de los rápidos cambios que está sufriendo este paraíso, los gobiernos se están moviendo a un ritmo glacial. La Comisión del Océano Antártico no cumple con sus promesas. Los gobiernos deben crear nuevos santuarios oceánicos en la Antártida y acordar un Tratado Global de los Océanos histórico, en Naciones Unidas», recalcó.

Los gobiernos se reunirán bajo el paraguas de la ONU el próximo mes de marzo para acordar un nuevo Tratado Global de los Océanos. “Esto revisará el sistema parcheado de gobernanza global de los océanos que ha permitido la expansión de actividades dañinas y ha visto disminuir la biodiversidad a un ritmo alarmante. También sería un paso vital para proteger al menos el 30% de los océanos del mundo para 2030”, concluyó Greenpeace.

(SERVIMEDIA)