España: diez ideas para recorrer y descubrir el País Vasco

España: diez ideas para recorrer y descubrir el País Vasco

30/08/2021 Desactivado Por 49K Noticias

Andreas Drouve (dpa) – Por estas tierras, nada de flamenco, ni mar a temperaturas cálidas. Por el contrario, al visitante se le ofrece un Atlántico salvaje, arquitectura moderna, arte gastronómico y antiguos monasterios espectacularmente encaramados sobre acantilados costeros.

Así, el País Vasco barre con los clichés habituales sobre España. Por aquí soplan otros vientos, los que llegan desde el Atlántico. Las estadísticas revelan que llueve uno de cada tres días. Entonces hay que prepararse para ello, pero también habrá recompensa.

Hace unos cuantos años, los turistas evitaban visitar el País Vasco, por la región industrializada circulaban vehículos contaminantes y todavía estaba activo el grupo terrorista ETA.

Pero el giro irreversible hacia el turismo se produjo a fines de la década de 1990, con la apertura del futurista Museo Guggenheim en Bilbao. A partir de entonces, esta actividad ya no se detuvo.

Actualmente, vale la pena visitar los siguientes diez lugares destacados:

1. San Sebastián

Fue un golpe de fortuna que la reina Isabel II de Borbón (1830-1904) sufriera de herpes. Los médicos en Madrid le recomendaron un cambio de clima, y la localidad elegida fue San Sebastián.

Poco después, la nobleza imitó a la monarca, y la otrora aldea de pescadores avanzó hasta convertirse en la ciudad costera más elegante de España.

Las vistas desde los montes de Igueldo y Urgull son tan fantásticas como las que se obtienen desde la Bahía de la Concha. Los surfistas se zambullen en las olas de la playa de Zurriola, mientras los amigos de los pintxos hacen lo propio en 200 pubs del casco antiguo. Y el más alto arte culinario es celebrado por laureados restaurantes, como el “Arzak”.

2. Museo Chillida

Eduardo Chillida (1924-2002) fue uno de los más famosos escultores de España. Su finca en Hernani se convirtió en escenario de amplias esculturas metálicas, una de las cuales pesa 60 toneladas.

Por sobre la pradera se extiende un museo al aire libre, mientras que en la vivienda señorial se encuentra una exposición permanente sobre la obra del maestro.

3. Parque Natural Pagoeta

El contraste es impactante: momentos antes el visitante todavía se encontraba paseando a orillas del mar por la playa de Zarautz, y unos 15 minutos después en coche camina por entremedio de un frondoso bosque de robles y hayas. Una ruta de senderismo conduce al sitio de pastoreo de los pequeños caballitos Pottoka, típicos del País Vasco.

Pagoeta es ejemplo de parque natural más bien poco conocido, al igual que Izki, Urkiola y Valderejo, con sus buitres.

4. Getaria

El Ratón de Getaria es el emblema que se levanta detrás del puerto. También llamado Monte San Antón, el coloso con un faro sobre la costa salvaje efectivamente se asemeja desde lejos a un roedor acostado.

Desde tiempos inmemoriales, el mar y la pesca marcaron a Getaria. Su hijo más célebre es Juan Sebastián Elcano (1486-1526), quien completó la primera vuelta al mundo. Como no podía ser de otra forma, se le dedicó un monumento. En la iglesia de la localidad, en tanto, sorprende el suelo en pendiente.

5. San Juan de Gaztelugatxe

No es necesario ser creyente para dejarse seducir por la magia de este antiguo lugar sagrado, un islote de rocas que trepa a las alturas mientras se adentra en el Atlántico. El origen de la antigua ermita se remonta a la Edad Media, aunque la estructura original del edificio y los monjes han desaparecido hace tiempo.

El acceso, en tanto, es tan espectacular como la zona: está unido a la costa a través de un puente de piedra y una escalinata de 231 escalones que, mientras se elevan hacia el cielo, dejan sin aliento incluso al visitante más intrépido.

6. Bilbao

Parece una nave encallada en tierra firme sobre la ribera del río Nervión, que con una galería se desliza hasta el puente vecino: se trata del Museo Guggenheim de arte moderno y contemporáneo, que abrió sus puertas en 1997. Con el edificio recubierto en titanio, el arquitecto Frank O. Gehry se anticipó al futuro.

Pero Bilbao tiene mucho más que ofrecer. También ameritan una visita el casco antiguo de la ciudad, los muelles, el mercadillo, el Museo de Bellas Artes, la Basílica Begoña e incluso el estadio de fútbol.

Sobre el césped del Athletic Bilbao solamente pueden jugar artistas del balón que procedan del País Vasco o bien hayan sido formados allí, en una demostración de autoconfianza que asimismo genera identificación.

7. Puente Bizkaia

Este coloso, una obra maestra de la ingeniería de 1893, se despliega en el área suburbana de Bilbao entre ambas orillas del río Nervión. Una barquilla flota sobre el agua, suspendida de cables de acero, transportando pasajeros y vehículos por poco dinero.

En las orillas se encuentran las gigantescas torres de la construcción, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Se trata del primer puente transbordador con estructura metálica de todo el mundo. Una pasarela panorámica lleva a peatones de un lado a otro a una altura de casi 50 metros.

8. Vitoria

Los visitantes no deben asustarse: la capital vasca, Vitoria, se encuentra rodeada por un cinturón de bloques de apartamentos que tendrán que atravesar.

Detrás, aguardan el encanto de las callejuelas del casco histórico, las hermosas plazas, la cultura de los bares, dos catedrales, el centro de arte moderno Artium y un curioso museo con naipes de todo el mundo.

9. Laguardia

Un paseo para adentrarse en la Edad Media y uno de los pueblos más bellos de España. En lo más profundo del interior del país, el pasado se esconde tras las enormes murallas de Laguardia, ya sea en casas de piedra, callejuelas estrechas y la iglesia de Santa María de los Reyes.

Desde afuera, parece una iglesia común, pero detrás del pórtico, el incomparable portal policromado de piedra deja sin aliento. El visitante se enfrenta a una composición de colores, relieves y esculturas de gran tamaño. El portal gótico permaneció intacto desde que fuera nuevamente pintado en el siglo XVII.

10. Bodegas

La explotación vinícola Marqués de Riscal en Elciego, con su techo de chapa de titanio y de acero inoxidable, parece un edificio fantástico, escenario de un film de ciencia ficción.

También se lo denomina “Mini Guggenheim”, porque asimismo fue diseñado por Frank O. Gehry. Según se dice, el estelar arquitecto aceptó tras haber bebido varias copas de más.

Sin embargo, este no es el único edificio espectacular de la región. Con el cambio de milenio, se pusieron de moda estos símbolos de estatus.

En Laguardia, por ejemplo, Santiago Calatrava dejó su aporte en la bodega Ysios, con un techo de aluminio ondulado. Atractivos como este hacen que un viaje por la Ruta del Vino de Rioja Alavesa se convierta en toda una experiencia.